Loader
40 años de la Ley de Divorcio: del cuestionamiento de la ley a los juzgados especializados - Campo Alpín
Despacho de abogados en Monzón, Huesca. Prestamos asistencia legal integral y somos pioneros en la implantación de soluciones de negociación y mediación en la provincia de Huesca.
Abogados, Derecho, Monzón, Huesca, Derecho Civil, Derecho de Familia, Derecho Laboral, Derecho Penal, Derecho Administrativo, Derecho Mercantil, Mediación, Asistencia legal, Justicia.
17397
post-template-default,single,single-post,postid-17397,single-format-standard,bridge-core-3.0.2,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-28.8,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive

40 años de la Ley de Divorcio: del cuestionamiento de la ley a los juzgados especializados

40 años de la Ley de Divorcio: del cuestionamiento de la ley a los juzgados especializados

Se cumplen estos días cuarenta años de la entrada en vigor de la Ley de Divorcio en España

Hoy el divorcio es algo absolutamente normal que a nadie llama la atención, pero en la sociedad española de 1981 imperaba la idea del “matrimonio para toda la vida” después de que con anterioridad el divorcio solo hubiese estado vigente en España en un breve periodo durante la Segunda República, y de que durante la dictadura posterior la doctrina del régimen, plenamente coincidente con la católica, fuese la del matrimonio indisoluble.

Así las cosas y en una sociedad en la que durante mucho tiempo la mujer había estado legalmente supeditada a la voluntad del marido, la ley de divorcio supuso un paso más, pero un paso importante, hacia la igualdad entre mujeres y hombres.

La Ley fue, por tanto, controvertida; y sus detractores pronosticaban que tras su aprobación los matrimonios acudirían en masa a los juzgados a divorciarse, cosa que no sucedió, ya que en su primera época de vigencia hicieron uso de la misma en su mayoría las parejas que ya estaban rotas de hecho antes de la entrada en vigor de la ley de divorcio. Sí es cierto que el número de divorcios ha ido subiendo progresivamente, así en 1982 se registraron en España casi 21.500 divorcios y en 2019 algo más de 91.600, lo que supone que en torno al 57% de los matrimonios acaban en divorcio.

Como hemos dicho antes, ahora el divorcio se ve desde la más absoluta normalidad, pero en aquella época no era así, hasta el punto de que en su redacción original la ley de 1981 instauró la separación previa al divorcio, es decir, había que separarse judicialmente de forma previa antes de poder tramitar el divorcio. De este modo la ley tutelaba a las personas que acudían a su aplicación, “por si acaso se arrepentían”. Además, para divorciarse era necesario que hubiese transcurrido al menos un año desde la celebración del matrimonio y había que alegar (y el Juez tenía que estimar) la existencia de una “causa justa”: infidelidad, alcoholismo, malos tratos, abandono del hogar, etc. Esto fue así hasta el año 2005.

En ese año se aprobó una modificación de la Ley de Divorcio que supuso la eliminación del requisito de separación previa, suprimió el plazo de un año desde la celebración del matrimonio y la necesidad de concurrencia de justa causa, aunque en honor a la verdad hemos de decir que hacía ya bastantes años que los tribunales no exigían más causa de divorcio que la voluntad de no seguir casados.

En todos estos años la sociedad ha cambiado, y los divorcios también

En los primeros tiempos de vigencia de la Ley la gran mayoría de los divorcios se resolvían adoptando pensiones compensatorias a favor de la esposa y atribuyendo a la madre la custodia de los hijos menores. Actualmente, además de que como ya hemos indicado no es necesario alegar una causa de divorcio, por fortuna las mujeres están más incorporadas al mundo laboral, lo que hace que las pensiones compensatorias se establezcan en un número muy pequeño de casos, y por lo que se refiere a la custodia de los hijos menores, poco a poco se va imponiendo la custodia compartida como sistema más adecuado y equitativo de atención y cuidado de los hijos menores ante situaciones de ruptura de pareja.

Ley 30/1981, de 7 de julio, por la que se modifica la regulación del matrimonio en el Código Civil y se determina el procedimiento a seguir en las causas de nulidad, separación y divorcio >>>

Ley 15/2005, de 8 de julio, por la que se modifican el Código Civil y la Ley de Enjuiciamiento Civil en materia de separación y divorcio. >>>