Loader
¿Quieres cambiar de seguro y tu compañía te reclama el recibo ? - Campo Alpín
Despacho de abogados en Monzón, Huesca. Prestamos asistencia legal integral y somos pioneros en la implantación de soluciones de negociación y mediación en la provincia de Huesca.
Abogados, Derecho, Monzón, Huesca, Derecho Civil, Derecho de Familia, Derecho Laboral, Derecho Penal, Derecho Administrativo, Derecho Mercantil, Mediación, Asistencia legal, Justicia.
2429
post-template-default,single,single-post,postid-2429,single-format-standard,bridge-core-2.7.1,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-25.6,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive

¿Quieres cambiar de seguro y tu compañía te reclama el recibo ?

¿Quieres cambiar de seguro y tu compañía te reclama el recibo ?

Es una práctica muy extendida cuando queremos cambiar de compañía aseguradora, especialmente en seguros de automóvil que son los que más movilidad registran, simplemente devolver el recibo de renovación y, a lo sumo, avisar verbalmente al corredor o agente en el que formalizamos el seguro en su día. Esta actuación nos puede traer alguna consecuencia desagradable.

Hemos detectado en los últimos tiempos un incremento de las reclamaciones de compañías aseguradoras que demandan a sus asegurados reclamando el importe de la prima del año en curso cuando éstos han suscrito su seguro con otra compañía, amparándose en el incumplimiento del plazo de preaviso para la rescisión unilateral del contrato de seguro. Hasta hace algún tiempo y salvo que se tratase de primas de seguro muy elevadas, en general las compañías asumían la rescisión del contrato con la devolución del recibo por parte del asegurado, pensamos que sobre la base de que reclamar a alguien que se va de la compañía difícilmente les permitiría rescatarlo como cliente en el futuro.

El art. 22 de la Ley de Contrato de Seguro establece que las partes, aseguradora y asegurado, pueden oponerse a la prórroga automática de la póliza preavisando por escrito a la otra parte con un plazo mínimo de dos meses anteriores al vencimiento de la misma –En este momento hemos de indicar que a partir del 1 de enero de 2016 este plazo se reduce para el asegurado a un mes y se mantiene para la aseguradora en dos meses-. El incumplimiento de este plazo por parte del asegurado da derecho a la aseguradora a suspender la vigencia de la póliza transcurrido un mes desde el impago, por lo que el seguro no nos cubrirá si tenemos un siniestro, y paradójicamente, a reclamar el pago de la prima al asegurado, quedando la vigencia de la póliza nuevamente en vigor tan pronto como se paga la prima.

Es cierto que en algunas ocasiones como en supuestos de importante incremento de la prima no notificado al asegurado se puede considerar que éste no está sujeto al plazo de dos meses, sino que rescinde el contrato en el momento en que tiene conocimiento del importante cambio de las condiciones, pero no estamos aquí hablando de eso sino de aquellos casos en que cambiamos de compañía aseguradora porque hemos encontrado otra que nos satisface mejor las coberturas que necesitamos o nos da mejor precio, o ambas cosas; de modo que si no queremos tener la cobertura asegurada en dos compañías distintas (y pagar dos primas), lo mejor es respetar los plazos.