Loader
¿Cómo funciona un procedimiento de mediación? - Campo Alpín
Despacho de abogados en Monzón, Huesca. Prestamos asistencia legal integral y somos pioneros en la implantación de soluciones de negociación y mediación en la provincia de Huesca.
Abogados, Derecho, Monzón, Huesca, Derecho Civil, Derecho de Familia, Derecho Laboral, Derecho Penal, Derecho Administrativo, Derecho Mercantil, Mediación, Asistencia legal, Justicia.
17205
post-template-default,single,single-post,postid-17205,single-format-standard,bridge-core-2.2,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-20.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

¿Cómo funciona un procedimiento de mediación?

¿Cómo funciona un procedimiento de mediación?

¿Qué es la mediación?

Según la definición en la Ley 5/2012, de 6 de julio, de Mediación en Asuntos Civiles y Mercantiles, es aquel medio de solución de controversias, cualquiera que sea su denominación, en que dos o más partes intentan voluntariamente alcanzar por sí mismas un acuerdo con la intervención de un mediador.

Se basa en un diálogo en el que las partes son protagonistas del proceso y con la ayuda de un profesional trabajan mediante técnicas y herramientas de comunicación en la búsqueda de un acuerdo que satisfaga a todos los intervinientes. Puede tener una gran aplicación en la resolución de conflictos jurídicos si se utiliza adecuadamente.

Principios de la mediación

  • Voluntariedad y libre disposición: es un proceso voluntario. Nadie está obligado a mantenerse en el procedimiento de mediación ni a concluir un acuerdo.
  • Igualdad de las partes e imparcialidad de los mediadores: se garantizará que las partes intervengan con plena igualdad de oportunidades, manteniendo el equilibrio entre sus posiciones y el respeto hacia los puntos de vista por ellas expresados, sin que el mediador pueda actuar en perjuicio o interés de cualquiera de ellas.
  • Neutralidad: las actuaciones de mediación se desarrollarán de forma que permitan a las partes en conflicto alcanzar por sí mismas un acuerdo de mediación.
  • Confidencialidad: tanto el procedimiento de mediación como la documentación utilizada en el mismo son confidenciales. La obligación de confidencialidad se extiende al mediador, que quedará protegido por el secreto profesional, a las instituciones de mediación y a las partes intervinientes de modo que no podrán revelar la información que hubieran podido obtener derivada del procedimiento.
  • Las partes sujetas a mediación actuarán entre sí conforme a los principios de lealtad, buena fe y respeto mutuo. Durante el tiempo en que se desarrolle la mediación las partes no podrán ejercitar contra las otras partes ninguna acción judicial o extrajudicial en relación con su objeto, con excepción de la solicitud de las medidas cautelares u otras medidas urgentes imprescindibles para evitar la pérdida irreversible de bienes y derechos. Las partes deberán prestar colaboración y apoyo permanente a la actuación del mediador, manteniendo la adecuada deferencia hacia su actividad.

¿Y cómo funciona un procedimiento de mediación?

Un procedimiento de mediación puede ser llevado a cabo por uno o varios mediadores, su duración será lo más breve posible y sus actuaciones se concentrarán en el mínimo número de sesiones. El proceso se regula en los artículos 16 a 24 de la misma Ley:

Solicitud de inicio

El procedimiento de mediación podrá iniciarse de común acuerdo entre las partes o por iniciativa de una de las partes, en cumplimiento de un pacto de sometimiento a la mediación, que existiese previamente.

Sesiones informativas

Una vez recibida la solicitud, el mediador o la institución de mediación citará a las partes para la celebración de una sesión informativa. En esta sesión, el mediador informará a las partes de las posibles causas que puedan afectar a su imparcialidad, así como de las características de la mediación: su coste, la organización del procedimiento y las consecuencias jurídicas del acuerdo alcanzado.

Sesión constitutiva

El procedimiento de mediación comenzará mediante esta sesión, en la que las partes expresarán su deseo de desarrollar la mediación y dejarán constancia de aspectos como la designación del mediador, el objeto del conflicto, el programa de actuaciones y duración máxima prevista para el desarrollo del procedimiento, la información del coste de la mediación, el lugar de celebración, etc. De esta sesión se levantará un acta que será firmada tanto por las partes como por el mediador o mediadores.

Desarrollo de las actuaciones de mediación

  1. El mediador convocará a las partes para cada sesión con la antelación necesaria, dirigirá las sesiones y facilitará la exposición de sus posiciones y su comunicación de modo igual y equilibrado.
  2. Las comunicaciones entre el mediador y las personas en conflicto podrán ser o no simultáneas.
  3. El mediador comunicará a todas las partes la celebración de las reuniones que tengan lugar por separado con alguna de ellas, sin perjuicio de la confidencialidad sobre lo tratado. El mediador no podrá ni comunicar ni distribuir la información o documentación que la parte le hubiera aportado, salvo autorización expresa de esta.

En estas sesiones, se intentará identificar el conflicto, se tratará de aclarar el problema elaborando una definición compartida del mismo (es decir, aceptada por las dos partes), se propondrán posibles soluciones y se elaborará y aprobará el acuerdo.

Terminación del procedimiento

El procedimiento de mediación puede concluir en acuerdo o finalizar sin alcanzarlo (por diferentes causas). Con la terminación del procedimiento se devolverán a cada parte los documentos que hubiere aportado y con los que no hubieren de devolverse, se formará un expediente que deberá conservar y custodiar el mediador, por un plazo de cuatro meses.

Se firmará el acta final que determinará la conclusión del procedimiento y, en su caso, reflejará los acuerdos alcanzados de forma clara y comprensible, o su finalización por cualquier otra causa.

El acuerdo de mediación

En el acuerdo de mediación deberá constar la identidad y el domicilio de las partes, el lugar y fecha en que se suscribe, las obligaciones que cada parte asume y que se ha seguido un procedimiento de mediación ajustado a las previsiones de esta Ley, con indicación del mediador o mediadores que han intervenido y, en su caso, de la institución de mediación en la cual se ha desarrollado el procedimiento.

El mediador informará a las partes del carácter vinculante del acuerdo alcanzado y de que pueden instar su elevación a escritura pública al objeto de configurar su acuerdo como un título ejecutivo.

En Campo Alpín Abogados somos pioneros en la aplicación de la mediación a la resolución de conflictos jurídicos. Consúltanos.