Loader
¿ GUARDAR SALA, sabes qué significa ? - Campo Alpín
Despacho de abogados en Monzón, Huesca. Prestamos asistencia legal integral y somos pioneros en la implantación de soluciones de negociación y mediación en la provincia de Huesca.
Abogados, Derecho, Monzón, Huesca, Derecho Civil, Derecho de Familia, Derecho Laboral, Derecho Penal, Derecho Administrativo, Derecho Mercantil, Mediación, Asistencia legal, Justicia.
2674
post-template-default,single,single-post,postid-2674,single-format-standard,bridge-core-2.4.1,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-22.6,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

¿ GUARDAR SALA, sabes qué significa ?

¿ GUARDAR SALA, sabes qué significa ?

QUÉ ES “GUARDAR SALA”

La actuación ante los Tribunales de Justicia conlleva el uso de un determinado lenguaje, no siempre comprensible por quienes allí acuden a pedir justicia, y también que quienes actúan en el Tribunal y ante él vistan de una determinada manera. Se entiende por “guardar sala” precisamente el hecho de vestir adecuadamente en concordancia con la solemnidad y seriedad del acto de impartir Justicia.

Como casi todo, también está regulado el modo en el que los abogados, fiscales, jueces y magistrados han de vestir en su actuación en el Tribunal, y en esta regulación, prevista en un Reglamento y en la Ley Orgánica del Poder Judicial, se establece fundamentalmente el uso de la toga. Actualmente la norma se para ahí, pero no hace muchos años que se exigía no solo la toga, sino también vestir traje y corbata negros y camisa blanca. Hoy esta costumbre se ha relajado un poco y ha quedado básicamente en la obligatoriedad del uso de la toga cuya ausencia algún disgusto ha dado a más de un abogado que no preveía actuar en Sala aquel día y no la llevaba, encontrándose con un Juez o Magistrado un tanto intransigente que le exigía “guardar sala” sin más explicaciones, con lo que el abogado ya sabía que debía salir “pitando” a buscar un compañero que le prestase la suya para acudir a defender a su cliente en la Sala.

No negaremos que el uso de la toga confiere una cierta solemnidad al acto. Alguien podría decir que le dota de teatralidad, pero no es menos cierto que marca distancias con el ciudadano que, nunca debemos olvidarlo, acude o es llevado ante el Tribunal para defender su patrimonio, su libertad o ambas cosas. Podríamos discutir si esta distancia que se establece artificialmente con el modo de vestir por parte de quienes “son de la casa” frente a quienes allí acuden “a pedir por lo suyo” contribuye a acercar la Justicia al ciudadano y a que aquella sea entendida por éste. Por cierto, todas las personas que comparecen en un juicio tienen el deber de guardar las formas, también en el vestir, y aunque no hay establecido un protocolo específico para ellos, no debemos olvidar que los Jueces afortunadamente son humanos, y la imagen también influye, así que nuestro consejo podría ser ni pasarse ni quedarse corto en la “etiqueta”.

Finalmente nos gustaría que también se entendiera por “guardar sala” el hecho de que todos los intervinientes en juicio cumpliesen con algunas normas básicas que a los abogados ya nos vienen exigidas por nuestro código deontológico, normas tales como actuar con buena fe, lealtad y respeto hacia los propios clientes y hacia el resto de intervinientes en el tribunal, puesto que todos estaremos de acuerdo en que las formas no deben ceñirse solo al atuendo y en que “el hábito no hace al monje”, de modo que contribuirá sin duda a una mejor experiencia en el acercamiento a la Justicia que no nos olvidemos de esas otras formas en nuestras relaciones con los demás a través de los Tribunales.