Accidentes Laborales. Cifras que nos preocupan. - Campo Alpín
2834
post-template-default,single,single-post,postid-2834,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Accidentes Laborales. Cifras que nos preocupan.

Campo Alpín Abogados

28 Abr Accidentes Laborales. Cifras que nos preocupan.

Dentro de unos días se celebra el 1 de mayo, Día Internacional de los Trabajadores, todo el mundo lo sabe, y desde Campo Alpín Abogados felicitamos a todos los trabajadores y trabajadoras; pero hoy, 28 de abril, se conmemora algo bastante menos conocido, el Día internacional de la Seguridad y la Salud en el Trabajo.

Esta fecha nos lleva a pensar en el tema de la salud laboral, pero también en un hecho que hace tiempo que nuestro equipo constata –y por extensión suponemos que todos los despachos de abogados– y que es un buen termómetro para medir aquellos aspectos que van mejor y peor en la sociedad. De este modo podemos ver si aumentan o disminuyen los casos relacionados con determinados tipos delictivos, o los conflictos en el ámbito de la familia, etc. Y estas variaciones en el tipo del trabajo que nos encargan suele, con el tiempo, corroborar tendencias estadísticas a mayor escala.

Pues bien, hemos detectado que durante el año pasado registramos un aumento de los asuntos relacionados con accidentes de trabajo, y esto no es buena cosa. Entiéndaseme bien: no nos quejaremos de que nos confíen asuntos, al contrario, pero detrás de un accidente de trabajo, y más si es grave, hay mucho sufrimiento y mucha preocupación. Y aún peor, han aumentado los casos de accidentes de trabajo con consecuencias y secuelas graves.

Una vez más las estadísticas vienen a corroborar estas apreciaciones: según datos facilitados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social en 2016 los accidentes laborales aumentaron casi un 7% con respecto al año anterior y rebasaron la cifra de 480.000, y la tendencia es alcista desde 2012, como lo fue anteriormente hasta 2007. Haciendo un poco de historia, corría el año 1995 cuando se publicaba en nuestro país la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, una norma que venía con la medalla previamente colgada de que iba a resolver la bien ganada mala fama de España de ser un país con una alta siniestralidad laboral. La perspectiva de más de veinte años de aplicación de esta ley y las normas que la desarrollan –o han nacido bajo su paraguas– es que indudablemente y pese a este bache actual, las cosas han mejorado desde entonces.

Pero no es suficiente. Para la administración y para los agentes sociales, asociaciones de empresarios y sindicatos,  no puede ser nunca suficiente mientras haya un accidente que lamentar. Como sociedad no nos lo debemos permitir y cada uno debe aportar lo que esté en su mano para evitarlo.