Derecho a conciliar la vida familiar y laboral - Campo Alpín
17177
post-template-default,single,single-post,postid-17177,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-17.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Derecho a conciliar la vida familiar y laboral

conciliacion-familiar-campo-alpin

Derecho a conciliar la vida familiar y laboral

La reciente modificación del Estatuto de los Trabajadores respecto al registro obligatorio de la jornada laboral ha eclipsado otra importante medida, la posibilidad de adaptación del horario laboral sin tener que reducir la jornada, aplicable simbólicamente desde el 8 de marzo, una opción a la que se acogían mayoritariamente mujeres…. 

El artículo 34.8 del Estatuto de los Trabajadores modificado recientemente recoge:

“Las personas trabajadoras tienen derecho a solicitar las adaptaciones de la duración y distribución de la jornada de trabajo, en la ordenación del tiempo de trabajo y en la forma de prestación, incluida la prestación de su trabajo a distancia, para hacer efectivo su derecho a la conciliación de la vida familiary laboral. Dichas adaptaciones deberán ser razonables y proporcionadas en relación con las necesidades de la persona trabajadora y con las necesidades organizativas o productivas de la empresa.”

La norma genera una nueva posibilidad que tiene como finalidad que  los trabajadores pueden atender el/al cuidado de sus hijos mediante la adaptación de su horario de trabajo a las necesidades que conlleva la crianza.

¿Qué diferencia origina esta modificación?

La norma contemplaba la conciliación dentro de los acuerdos en la negociación colectiva o en el acuerdo a que llegase con el empresario, la modificación plantea un nuevo escenario aunque el convenio colectivo no recoja esta opción.  Y además amplía las alternativas: reducción, concreción horario y también la forma de prestación del trabajo, ya sea presencial o teletrabajo.

¿Quién la puede solicitar?

La ley no especifica detenidamente las circunstancias de quienes puedan acogerse a esta medida, refiere un concepto general  “hacer efectivo su derecho a la conciliación de la vida familiary laboral”. Sí está claro el límite temporal, quien tenga hijos menores de 12 años

¿Qué límites presenta?

El artículo refiere “Dichas adaptaciones deberán ser razonables y proporcionadas en relación con las necesidades de la persona trabajadora y con las necesidades organizativas o productivas de la empresa”

¿Cómo se solicita la adaptación horaria?

El primer paso es presentar una solicitud a la empresa, momento en el que se inicia el proceso de negociación entre las dos partes, durante un periodo máximo de 30 días.

La empresa deberá comunicar por escrito y en el plazo establecido si acepta la petición, si propone otra opción o la deniega, en cuyo caso está obligada a indicar las razones objetivas por las que no accede a la petición del trabajador.

En caso de denegación de la petición se simplifican los trámites para el trabajador, quien podría recurrir, en el plazo de 20 días,  directamente al Juzgado de lo Social sin solicitar un acto de conciliación previo.

El espíritu de la ley aspira a potenciar la conciliación de la vida familiar y laboral sin que necesariamente haya que reducir la jornada laboral, con la pérdida económica que conlleva para la persona que concilia, motivo por el que estimula que los convenios colectivos sean el marco que establezcan la igualdad de género en el ámbito laboral.

 El deber de las empresas de permitir que el trabajador vuelva a su jornada habitual antes, incluso, del periodo pactado porque ya no lo necesite.

Tags: